Top

La isla de Sálvora es otra de las islas que forman parte del Parque Natural Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas que estuvo habitada. A parte de su paisaje único, el faro, su playa… tiene una historia que creo que vale mucho la pena pararse a leer.

En este post queremos contaros todos los detalles de esta isla que tanto nos enamoró.

Historia de la Isla de Sálvora

En el año 1700 los vecinos de Carreira (en Aguiño) decidieron ocupar la isla para poder utilizar el terreno como tierra de cultivo, pero lo que parecía una ocupación temporal terminó convirtiéndose en un asentamiento en toda regla.

En 1770 D. Jerónimo de Hinojosa, un comerciante de la ciudad de Coruña, instaló una fábrica de secado y salazón de pescado, dando lugar a la primera fábrica de salazón de Galicia y construyendo la edificación más grande la isla, actualmente conocida como O Almacén.

Unos años más tarde, en 1789 Don Vicente Caamaño Valera y Gayoso, Cavallero de la orden de San Juan de Malta, Brigadier de la Real Armada y vecino de la ciudad de Ferrol, obtiene una Real Cédula que le otorga el permiso para instalar una pesquería de atunes y una concesión para ocupar 4 leguas alrededor de la isla, impidiendo a los marineros de Carreira que pudieran faenar y llevándolos a la ruina.

Este suceso provocaría muchos pleitos entre ambas partes, desencadenando que las dificultades económicas de los vecinos de Carreira tuvieran que dejar la pesca y trasladarse a la isla a trabajar en las explotaciones agrícolas y ganaderas de la actual isla privada de Sálvora. Es en este momento en el que se consolida la aldea que visitamos, con entorno a 8 casas que albergaban un total de 60 personas. Llegaron a tener una taberna, justo al lado del antiguo almacén de salazón y que finalmente se convirtió en capilla haciendo honor a la patrona de la isla, Santa Catalina.

Los vecinos cuidaban la isla, los cultivos y el ganado, pero eran obligados a pagarle a los amos (la familia Otero-Goyanes) la mitad de las recogidas y reses.

En 1921 debido al mal estado del faro de Sálvora el barco a vapor “Santa Isabel” naufragó justo delante de la isla. Los vecinos y sobre todo 4 mujeres que no dudaron en coger su pequeña embarcación, salvaron a algunos de los pasajeros. Por este hecho se les conoce como las Heroínas de Sálvora y todos los vecinos fueron condecorados como “muy humanitarios”. A pesar de toda la ayuda que proporcionaron 213 personas que querían empezar una nueva vida en América, fallecieron en las costas gallegas (si os interesa, recientemente han rodado una película inspirada en estos hechos y que probablemente en la primavera del 2020 ¡la podremos ver en los cines!)

En 1904 la isla fue expropiada por el Estado y construyó la pista, el muelle e inauguró el faro actual. Sin embargo en 1958 la familia Otero-Goyanes volvió a recuperar la propiedad de la isla junto con los islotes de Vionta y Noro (en el video que os mostramos abajo los podéis ver, ya que pasamos en medio de ellos con la lancha rápida) por 1.293.758 pesetas de la época. Esta nueva concesión le dio la opción de la titularidad de todas las propiedades de la isla: playas, caminos, fuentes, islas… Ante este hecho las pocas familias que quedaban en la isla decidieron trasladarse al continente convirtiéndose única y exclusivamente en un lugar privado para las reuniones y cacerías de la familia Otero-Goyanes.

Pero en 2007, el banco Caixa Galicia compra la isla por 8.5 millones de euros y ese mismo año el Ministerio de Medio Ambiente fue el que finalmente adquirió la isla para tener la actual titularidad la Xunta de Galicia.

Qué hacer en Sálvora

En la isla hay tres rutas en total, pero solamente una, la Ruta al Faro, puedes hacerlo por tu cuenta. El resto de rutas siempre tendrás que hacerlas acompañado del guía del parque. Os contamos lo que puedes ver en esta ruta:

  • Ruta al faro: esta es la única ruta que podrás hacer tú solo si no visitas la isla con un guía. La ruta de 1,2 km tiene aproximadamente una hora de duración. Durante esta ruta podrás ver los famosos “bolos” que forman el paisaje de la isla de Sálvora, rocas graníticas redondeadas por la erosión de los agentes meteorológicos.
  • Ruta de la Aldea: Esta ruta solamente se puede realizar acompañado del guía autorizado del Parque Nacional debido a la fragilidad del entorno y por la conservación del paisaje/viviendas. Es una ruta de dificultad baja y que tiene 1,7 km. Es la ruta que más me gustó porque nos enseñaron la aldea dónde vivían los primeros vasallos que fueron a trabajar a la isla. En la aldea hay dos casas rehabilitadas. Una de las casas pertenecía a una persona culta y con estudios, que sería por ejemplo el profesor de la aldea y es una casa con tres habitaciones, cocina, un baño… Sin embargo, y para que veamos el contraste, otra de las casas rehabilitadas sería la de una familia trabajadora, con tan solo un espacio en el que se encontraría la cocina y la zona de descanso y en la que carecían de agua corriente para asearse o cocinar, fregar… Es un contraste muy grande y si te imaginas cómo debió ser vivir en esta isla con las condiciones tan difíciles, sumado a las condiciones climáticas, no te parece una isla tan idílica…
  • Visitar el edificio de O Almacén: Es el edificio principal de la isla y se puede visitar libremente. En el interior se conservan las antiguas instalaciones de la fábrica de salazón y algunas de las embarcaciones de la gente que habitaba la isla.

Cómo llegar a la Isla de Sálvora

A través de la web Reservas Parques Nacionales, Isla de Sálvora puedes realizar la reserva de la visita guiada que incluye el transporte. Esta es la única manera de acceder ya que al ser una isla que pertenece al Parque Natural Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas, el acceso está controlado y por eso, la cantidad de personas que entran al día en la isla es restringido.

Te recomendamos que estés atento a las visitas que se ofertan porque las plazas se llenan rapidísimo.

PRECIO (visita guiada 3 horas y transporte): 18€ por persona

Recomendaciones

  • Planifica la visita con antelación: Por lo que vi en internet no es que sea una isla muy conocida y tampoco es que realicen estas visitas frecuentemente, así que te recomiendo que estés atento a la página del Ministerio para no perderte ninguna de sus excursiones.
  • Si te coincide ir en un día nublado: lleva chuvasquero, paraguas, chaqueta y calzado que te proteja de la lluvia, no hay muchos lugares en dónde resguardarse…
  • Si te coincide ir en un día soleado: sombrilla, gorra y protección solar a tope ¡en la isla pega el sol que no veas! y como acabo de decir no hay lugares para resguardarse…
  • No debes molestar la fauna autóctona (hay caballos salvajes y ciervos, además de reptiles…) por lo que no se puede introducir animales, no debes gritar ni hacer ruidos molestos ni tampoco intentar tocarlos.
  • Lleva comida y bebida para pasar el día: a diferencia del resto de las islas que forma el P.N. das Illas Atlánticas, no hay ningún establecimiento en la isla para comprar, así que debes llevar la comida y bebida que creas conveniente para pasar el día en la isla.

Esperamos que te haya servido toda la información para poder planificar tu visita a la isla. Mientras piensas cuándo ir a este pequeño paraíso gallego te dejamos el vídeo de Sálvora para que termines de convencerte.

Muchas gracias por leer nuestros posts y ya que estamos nos gustaría saber tu opinión, déjanos tus comentarios para que podamos conocernos, intercambiar impresiones…

Y como siempre, si tienes cualquier duda u opinión, no dudes en escribirnos un comentario o correo, y recuerda que puedes seguirnos la pista a través de Instagram, Youtube, Facebook, o el resto de RRSS que aparecen en los banners. ¡Gracias por leer y hasta la próxima!

post a comment