Top

Cuando hablamos de A Costa da Morte, hacemos referencia al litoral gallego que se extiende a lo largo de la provincia de A Coruña. Considerada desde la antigüedad como un lugar peligroso por la bravura del mar, los acantilados y los hundimientos de muchos de los barcos que intentaron atravesar este lugar, es también un enclave de gran belleza.

Playas impresionantes, acantilados, pueblos marineros llenos de buena gastronomía es lo que te vas a encontrar cuando visitas esta conocida zona de Galicia.

Seguramente ya conocerás algunos de los pueblos más emblemáticos, pero nosotros queremos enseñarte algunos más que seguro ni te sonaban.

Malpica y Faro Punta Nariga

El primer pueblo que inicia la famosa Costa da Morte es la villa marinera de Malpica. El principal atractivo de esta villa es su puerto y las calles empinadas, así como las tabernas en dónde podrás disfrutar de cualquiera de los platos típicos: caldeiradas de pescado, pulpo, marisco…

Pero nosotros, además de recomendarte visitar Malpica, queremos que no te pierdas el famoso Faro de Punta Nariga. Construido en 1998 por César Portela tiene un diseño muy especial dependiendo de las zonas en la que lo mires. Así, la zona sudoeste del faro parece que simule una fortaleza, mientras que la zona oeste parece que quiera hacerte sentir que estés en la proa de un barco, queriendo navegar hacia el mar.

Y antes de iros, os recomendamos visitar la pequeña playa de Barizo, que aunque pequeña, es muy acogedora e ideal para un baño refrescante.

Faro de Punta Nariga
Playa de Barizo

Laxe

El siguiente pueblo que os recomendamos visitar es otra villa marinera situada más al sur: Laxe. Como en Malpica, toda su economía gira entorno a la pesca, pero lo más impresionante de Laxe es su gran playa de 1320 metros, de arena blanca muy fina y agua azul turquesa.

Playa de Laxe
Laxe

Dentro de Laxe os recomendamos visitar, por curiosidad, la pequeña Praia dos Cristais. Antiguamente era un vertedero de vidrio y cerámica, pero la naturaleza ha convertido una mala acción del ser humano en algo especial.

Praia dos Cristais

Faro do Roncudo

El Faro do Roncudo está situado entre la ría de Laxe y Muxía. No es un faro impresionante, más bien es sencillo, pero su entorno será lo que te dejará impactado. Rodeado de grandes piedras de granito y acantilados hacen del faro do Roncudo un lugar, como mínimo, misterioso.

Llamado «roncudo» por el sonido del mar al romper en los acantilados ha sido testigo de miles de naufragios. Recuerdo de estos sucesos son las cruces que te encontrarás a lo largo de la costa que llega al faro.

Castelo de Vimianzo

En la ruta por la Costa da Morte nos gustaría que os desviarais un poquito hacia el interior de Galicia para visitar el pequeño Castillo de Vimianzo. Construido a finales del s.XII esta pequeña fortaleza sufrió derrumbamientos, incendios, ataques… y su propiedad pasó por las manos de la iglesia y varias familias nobiliarias de la zona.

El edificio ha sufrido enormes restauraciones pero creemos que vale la pena visitarlo. Actualmente acoge diferentes exposiciones de la artesanía local de la zona (encaje, alfarería…) además de pequeñas tiendas en dónde podréis encontrar souvenirs de artesanía local.

PRECIO: gratis

Castelo de Vimianzo

Cabo Vilán

Situado en uno de los tramos más peligrosos de la Costa da Morte es sin duda alguna nuestro faro favorito. Situado a 125 metros de altura por encima del nivel del mar se encuentra construido en un peñón granítico que sobresale al mar abierto.

Cabo Vilán y su faro fueron declarados de lugar de Interés Nacional en 1933. Dentro del faro hay pequeñas exposiciones fotográficas así como también una pequeña oficina de turismo.

RECOMENDACIÓN: os recomendamos encarecidamente que una vez estéis en el Faro Vilán, os aventuréis por los caminos de tierra que os encontraréis a mano izquierda a la salida del faro. Este camino os llevará directamente a playas vírgenes como a de O Trece, o Arou… playas únicas y seguramente para ti solo.

Muxía y Santuario da Nosa Señora da Barca

Otro de los pueblos clave de la Costa da Morte es Muxía y su famoso Santuario da Nosa Señora da Barca, reconocido como bien de Interés Turístico Nacional.

El Santuario da Nosa Señora da Barca. se encuentra en un enclave único y se construyó en este lugar concretamente porque se dice que la virgen llegó en una barca de piedra para infundir ánimos al Apóstol Santiago cuando estaba intentando evangelizar a los gallegos, que en aquel entonces seguían las creencias paganas de sus orígenes celtas.

Rodeado de formaciones geológicas impresionantes, son muy conocidas también algunas de sus piedras, como es a Pedra de Abalar o a Pedra dos Cadrís.

A Pedra de Abalar es un megalito de 9 metros de largo que tiene la peculiaridad de balancearse solamente cuando la persona que se sube a ella es considerada libre de pecados. A Pedra dos Cadrís, llamada de esta manera por su forma, ya que recuerda a de un riñón, se dice que si quieres curarte el dolor de riñones o de dolencias reumáticas tienes que pasar 9 veces por debajo. Nosotros os lo contamos pero no sabemos si esto es cierto o no.

RECOMENDACIÓN: si os coincide comer o cenar por la zona, recomendamos el restaurante Lonxa d’Alvaro en dónde podréis degustar pescados y mariscos a precios razonables.

Santuario da Nosa Señora da Barca

Faro Touriñán

Pegado a Muxía se encuentra el Faro Touriñán. Hemos querido incluir este faro en los lugares que recomendamos visitar porque creemos que visitando este faro podréis sentir la soledad y aislamiento que caracteriza a los paisajes gallegos.

(No hemos querido publicar las fotos del entorno para no haceros un spoiler de lo que os encontraréis)

00-0102.jpg
Faro Touriñán

Finisterre

Praia Mar de Fora

Antes de llegar al Faro de Finisterre os recomendamos visitar la cercana Playa de Mar de Fora, considerada una de las playas más salvajes y peligrosas de Galicia. Creemos que es una parada que vale mucho la pena porque, incluso nosotros que estamos acostumbrados a este tipo de paisajes, es una de las playas que más nos han impresionado de Galicia.

Faro Finisterre

Faro Finisterre, como todo el mundo sabe, es el más occidental de España y de Europa. Según los antiguos romanos, es el faro más antiguo de la tierra y se consideraba como el fin del mundo (Finis Terrae). Punto final de muchos peregrinos que deciden ampliar su camino de Santiago hasta aquí, pero también lugar de un nuevo comienzo espiritual porque aquí es dónde te despojas de la ropa, botas… que has utilizado en tu camino para regresar a casa sin ataduras.

Cascada del Xallas y Mirador de Ézaro

Otro de los puntos que os recomendamos mucho visitar es la Cascada del río Xallas, muy conocida en Galicia porque es una caída de agua de 40 metros que desemboca en el mar. Además, situado justo al lado, podrás conocer el Monte Pindo, considerado como el olimpo de los celtas.

Este monte de 627 metros que se eleva justo a los pies del Atlántico, es muy especial porque está lleno de formaciones graníticas redondeadas muy apreciadas por la cultura celta, ya que se asociaban a los dioses.

Desde el mirador de Ézaro podrás ser testigo de toda la belleza del lugar y sobre todo, si te coincide al anochecer, podrás darte cuenta de la magia del entorno.

Carnota

Es un pequeño pueblo que tiene una de las playas más especiales de Galicia. Con 7km de longitud es considerada una de las más largas y también es considerada una delas 100 mejores playas del mundo por la revista alemana “Traum Strände”.

Ademas, en Carnota también se encuentra el tercer hórreo más grande de Galicia, con 34 metros de largo. No sé si lo sabíais pero los hórreos se utilizaban para guardar la cosecha. Normalmente, los hórreos de estas dimensiones pertenecían a la iglesia, ya que recibían el diezmo (el 10%) de la cosecha del pueblo.

Muros

Para terminar este post queremos recomendaros que visitéis la última villa marinera de la Costa da Morte: Muros.

Esta villa marinera está declarada Bien de interés cultural por el encanto de sus casas marineras, conocidas por sus soportales que atestiguan lo arraigado que ha estado este pueblo al mar a lo largo de su historia.

Estos conocidos soportales se encuentran en la planta baja de la casas marineras. Este espacio era de gran utilidad para poder arreglar los aparejos de pesca así como también para salar el pescado. Por el contrario, la planta superior de la casa era la vivienda propiamente dicha, en dónde vivían las familias.

Cuando recorres Muros vas a poder sentir la auténtica vida marinera de un pueblo aislado de la grandes ciudades.

Esperamos haberte descubierto una Costa da Morte diferente a lo que te imaginabas. Si quieres conocer también las playas de esta zona, que son espectaculares, tenemos un post específico para ello, click aquí.

Muchas gracias por leer nuestros posts y ya que estamos nos gustaría saber tu opinión, déjanos tus comentarios para que podamos conocernos, intercambiar impresiones…

Y como siempre, si tienes cualquier duda u opinión, no dudes en escribirnos un comentario o correo, y recuerda que puedes seguirnos la pista a través de Instagram, Youtube, Facebook, o el resto de RRSS que aparecen en los banners. ¡Gracias por leer y hasta la próxima!

post a comment