GIRONA

¡Hola a todos!

Hoy os traemos un pequeño post de nuestra  última visita a Girona. Como os dijimos anteriormente, tenemos una relación muy especial con esta ciudad, porque nuestra familia vive allí, pero también porque en Girona fue dónde nos conocimos y dónde empezó todo. Por eso, siempre que vamos a ver a la familia, dedicamos un día para pasear por los rincones que más nos gustan y que nos traen tan buenos recuerdos.

Este último día, lo empezamos en el Puente de Sant Feliu, ya que por la zona hay aparcamiento gratuito. Os recomiendo que si aparcáis por esta zona,  vayáis pronto, ya que se suele colapsar debido a la escasez de este tipo de aparcamientos en el centro.

Cruzando el puente nos encontramos con la pequeña estatua, pero no por eso menos importante para los gerundenses, “El Cul de la Lleona” y la Iglesia de Sant Feliu.  De esta pequeña ciudad dicen que “no es buen ciudadano de Girona si no ha besado el culo de la leona” por eso nosotros, como antiguos ciudadanos seguimos la tradición. La Iglesia de Sant Feliu es una de las más importantes de la ciudad por su historia y belleza. Se dice que se contruyó en el lugar que ocupó una antigua necrópolis paleocristiana, donde al parecer fueron enterrados los santos Feliu y Narcís, este último el patrón de la ciudad.

rrem

Plaça de Sant Feliu e Iglesia de Sant Feliu

rrem

Plaça de Sant Feliu e Iglesia de Sant Feliu

fbt

Plaça de Sant Feliu e Iglesia de Sant Feliu

En la plaza de Sant Feliu hicimos una parada técnica para hacernos un cafecito en uno de los locales que me gusta ir cuando visitamos la ciudad, König de Sant Feliu ya que considero que tiene una terraza situada en un enclave único. Estando allí sentado puedes ver con todo lujo de detalles la fachada de la Iglesia de Sant Feliu mientras te disfrutas de un rico café en nuestro caso o de una buena comida.

Después nos dirigimos al Carrer Ballesteries, en dónde empieza el Barri Vell o casco medieval. Lo podrás reconocer fácilmente porque te vas a encontrar con calles empedradas, estrechas y muchas veces empinadas y con escaleras. El carrer Ballesteries es una de estas calles de la zona centro con pequeñas tiendas con encanto de artesanía, libros de viajes, souvenirs…

rrem

Rincones de Girona

rrem

Rincones de Girona

rrem

Rincones de Girona

rrem

Rincones de Girona

rrem

Rincones de Girona

rrem

Rincones de Girona

rrem

Rincones de Girona

Continuando hasta finalizar la calle nos encontramos con la  Pujada de Sant Domènec, un lugar muy conocido, debido a las muchas películas y series que se han rodado en Girona, siendo la última y más conocida la de “juego de Tronos”, además de por la belleza del lugar.

rrem

Pujada de Sant Domenec

rrem

Pujada de Sant Domenec

En esta zona nos encontraríamos ya en la parte más antigua de Girona, conocida como la Força Vella. Los romanos fundaron aquí Gerunda en el siglo I a.C y levantaron la primera muralla de la ciudad sobre la Vía augusta, el camino que unía Tarraco y Barcino con Roma. La principal calle y más conocida de este barrio es el Carrer de la Força, estrecha y empinada calle que lleva a la Plaça de la Catedral. Esta calle está flanqueada de ricas casas con patios interiores, un contraste que marca la austeridad de sus fachadas.

En este entorno se estableció la comunidad hebraica que formaba el Call (aljama), una ciudad judía dentro de la cristiana. La convivencia de las comunidades cristiana y judía fue casi siempre pacífica, aunque hubo enfrentamientos, sobre todo en los sglos XII y XIII debido a la superioridad cultural, científica y económica de los judíos. Por este asentamiento judío se convirtió en en la principal arteria del Call, conviertiéndose en un laberinto de calles estrechas que actualmente forman el barrio judío medieval mejor conservado de Europa.

rrem

Calles del Call

rrem

Calles del Call

Dejándonos perder por estas calles terminamos en la plaza de la Catedral de Girona. La Catedral de Santa María se encuentra en la parte más alta de la ciudad, que es el mismo  lugar que había sido elegido por los romanos para ubicar el foro de Gerunda. Se  cree que a partir del siglo V el templo romano fue una iglesia para los visigodos y una mezquita para los musulmanes. Como dato curioso quiero deciros que la catedral tiene unas grandes dimensiones (50 metros de largo, 35  metros de alto y 23  de ancho), y fue considerada una de las más amplias de la cristiandad hasta que se hizo la de San Pedro, en el Vaticano. Nosotros este día no la visitamos por dentro, pero si quieres entrar la entrada vale 7 euros por persona e incluye audioguía (te dejo los horarios aquí para que planifiques tu visita).

10-104745

Panorámica de la zona cercana a la Catedral

fbt

Llegando a la Catedral

rrem

Catedral de Girona

rrem

Catedral de Girona

btf

Catedral de Girona

rrem

Catedral de Girona

fbt

Catedral de Girona

De aquí nos dirigimos a las murallas de Girona para poder ver las mejores panorámicas de la ciudad. Antiguamente esta muralla servía de protección, con torreones que ahora sirven de miradores singulares. El trayecto es de apenas unos km y  es muy fácil para hacer con niños.

rrem

La muralla de Girona

rrem

La muralla de Girona

rrem

La muralla de Girona

rrem

La muralla de Girona

Recorrimos todo el camino de las murallas hasta terminar en la Plaça Catalunya. Allí, como hacía mucho calor, paramos en una heladería típica de la ciudad “La Gioconda” en dónde Isaac aprovechó para tomar una horchata, su bebida favorita.

Después de esta pequeña parada nos dirigimos al Pont de Pedra para fotografiarnos una vez más con la imagen más conocida de la ciudad y una de mis favoritas por cierto.

rrem

Vistas más famosas de la ciudad

rrem

Vistas más famosas de la ciudad

rbsh

Vistas más famosas de la ciudad

Seguimos el paseo por la Rambla de la Llibertat, un lugar de comercio y ocio para todos los gerundenses. Cabe destacar de la Rambla la arcada catalana, que presentan los edificios de esta zona, que cobijan restaurantes y cafeterías.

rrem

Rambla de la Llibertat

rrem

Rambla de la Llibertat

Ya de regreso al coche, de nuevo, cruzamos el Pont de les Peixateries Velles para caminar paralelos al Río Onyar por el Carrer Santa Clara, una de las calles especializadas en ropa y calzado de la ciudad. Terminamos en la Plaça de la Independència, una plaza muy bella por los edificios que la forman y también muy ambientada a todas horas ya que está llena de buenos restaurantes para comer, cenar, picar algo…

rrem

Vistas de Girona

rrem

Plaça de la indepenència

rrem

Plaça de la indepenència

rrem

Regreso al coche con vistas de nuevo a la Iglesia de Sant Feliu

rrem

Regreso al coche con vistas de nuevo a la Iglesia de Sant Feliu

Finalmente volvimos a coger el coche y finalizamos nuestro paseo por la ciudad…

Espero que os haya gustado el post y que os haya sido útil nuestro paseo. Si tenéis alguna duda sobre qué lugares vale la pena ver o no, ¡Déjanos tus comentarios!

¡Muchas gracias por seguirnos, por leernos y por animarnos a seguir trabajando!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: