ISLOTE AREOSO E ILLA DE AROUSA

¡Hola a todos!

Siguiendo con la rutina de los posts más pequeños, hoy os quiero enseñar el Illote Areoso y la Ilsa de Arousa. Un paraíso que, como os dije con anterioridad, conocía, pero no tenía los ojos abiertos para ver toda la belleza que había delante mía.

¿Cómo descubrí este sitio? Pues un día mirando Instagram, vi la foto del Illote Areoso que una antigua compañera de trabajo había publicado en su perfil. Tan bello era el paisaje que realmente pensaba que se había ido de vacaciones al Caribe. Mi sorpresa fue cuando abrí la ubicación y veo que ¡está en Galicia! Sin dudarlo, le dije a Isaac que nosotros teníamos que ir a conocer esa isla tan maravillosa porque ¡era un delito no haber ido antes!

Así que sin demorar más la espera, decidimos realizar esta excursión al fin de semana siguiente que tuviéramos libre.

Antes de explicaros la ruta, reservas y demás, quería explicaros un poquito la ubicación, tamaño… etc

El Illote Areoso es una zona natural protegida que pertenece a la Illa de Arousa de aproximadamente 9 hectáreas y formada de arena. Esta estructura tan paradisíaca es consecuencia de una duna que emergió del mar formando algo parecido a una lengua de arena. Sin duda un lugar precioso que te traslada en el tiempo, haciéndote sentir como si estuvieras en las Seychelles, solamente el agua fría del Atlántico te hace volver a la tierra y te recuerda que estás en Galicia. De todos modos, para afrontar el frío del agua solamente tienes que ser valiente para meterte en el primer chapuzón, porque después ¡ya no sientes nada!

Para quienes no lo sepan, a Illa de Arousa, es otra isla que se encuentra en Pontevedra y tiene unos 7km cuadrados de superficie. Esta isla se une al continente por un puente de 2km de largo que cuando lo cruzas, según dice Isaac que ha estado allí, “es como si condujeras por los cayos de Miami”. El mayor interés de la isla son sus 36km de costa, declarados Reserva Natural. También tiene un Parque Natural, llamado Parque Natural del Carreirón, que es una zona protegida porque allí habitan garzas reales y es importante para su conservación, de hecho está catalogada como Zona Internacional de Protección para las aves.

Una vez nos hemos puesto en situación, os voy a explicar cómo organizamos nuestro día de excursión.

Lo primero que hicimos durante la semana fue mirar cómo podíamos llegar a o Illote Areoso. Vimos que había dos formas: en barco o en kayak. Preguntamos las dos opciones pero nosotros nos decantamos por la del kayak, por el precio.

Si quieres ir en barco, nosotros preguntamos en la compañía Amare, una de las empresas que se dedica a hacer este tipo de servicio. El problema que le veo yo a este servicio, es que para que a ellos y a los usuarios les salga a cuenta el servicio, tienen que haber 12 personas para realizar el transporte. De esta manera, al cliente le sale el trayecto al Illote Areoso y a otro Illote de la zona por 20 euros por persona. Sin embargo, si no se alcanzan las 12 personas por viaje, entre las personas que haya se reparte el precio, por lo que puede ser que te cueste 40 euros por persona, o más… Como era algo muy variable que dependíamos de que hubiera gente o no, decidimos optar por la opción más económica, el kayak.

En la Illa de Arousa hay varias empresas que se dedican a este servicio, pero nosotros lo contratamos con la empresa Piragüilla, una de las mejores valoradas en Tripadvisor y con la que terminamos la actividad super contentos. El precio de alquilar el kayak 4 horas fue de 20 euros por persona, un precio muy asequible y nosotros consideramos bueno. Para reservar la hora a la que alquilaríamos el kayak, Isaac estuvo whatsapeando con una de las chicas de la empresa y fue así de sencillo, reservamos día, hora, confirmamos el precio ¡y listo!

Cuando llegó el día de hacer la excursión, nos levantamos bastante temprano porque tuvimos que recorrer 122km para poder llegar a la Illa de Arousa desde Coruña, aproximadamente una hora y media.

Como habíamos reservado la actividad del kayak para las 10:00 y habíamos madrugado bastante, decidimos cargar pilas antes de ponernos a hacer ejercicio. Unos metros más adelante de la nave de la empresa Piragüilla, encontramos una panadería, la Panadería Cabrera que estaba abierta y no nos lo pensamos. Nuestra sorpresa fue que al pedir dos cafés, nos sirven el plato que veis en la imagen con las típicas tapas gallegas, también ¡tamaño gallego!

A las 10:00 nos presentamos ready para la actividad del kayak. Cuando llegamos, nos identificamos, pagamos la actividad y nos dieron un pequeño bidón estanco para que pudiéramos meter las cosas básicas para llevar al Illote Areoso: dos toallas, móvil, cámara de fotos, algo para comer y las llaves del coche. Como nosotros teníamos una mochila estanca-impermeable (de este tipo click aquí si quieres saber cómo es) que nos había regalado nuestra amiga Vera cuando nos vimos en Malasia, aprovechamos para llevarla con una botella agua. Además del bidón nos dieron unos chalecos salvavidas y nos dijeron que teníamos que llevar una camiseta puesta en el momento de la travesía, imagino para mantener un poco la higiene del chaleco salvavidas.

Cuando estuvimos listos, nos trasladaron en furgoneta hasta Punta Quilma, una pequeña cala que se encuentra justo enfrente del Illote Areoso. Cuando llegamos nos dieron una pequeña explicación de cómo remar para no forzar el cuerpo en el trayecto y de las condiciones del mar, que nosotros teníamos algo de viento que te desplazaba hacia el sur por lo que durante el trayecto tuvimos que corregir todo el rato la trayectoria.  Con esta breve explicación nos pusimos manos a la obra.

Remamos una distancia de 1.5km en línea recta con el viento que nos desplazaba al sur, pero bueno, no fue peligroso ni nada, además, un hombre de la empresa iba en un barco recorriendo la ría en caso de que alguien tuviera algún problema, por lo que no te sentías abandonado ni nada… Nosotros con el ansia de llegar los primeros hicimos la ruta en 25 minutos, no sé si es rápido o lento, pero sí que podemos decir que fuimos los primeros en pisar la isla durante 7 minutos, que fue el tiempo que tardaron en llegar los siguientes turistas.

Cuando llegamos la sensación fue muy chula porque la isla te deja sin palabras. Yo no paraba de repetir que ¡¡¡ parecía que estuviéramos en las Seychelles!!! Nunca hemos estado pero sí que he visto muchas fotografías de las famosas piedras graníticas redondeadas por la erosión del agua y el aire, lo mismo que en el Illote Areoso.

Antes de que viniera más gente lo primero que hicimos fue recorrerla al completo para poder verla lo más natural posible. He de decir que tuvimos mucha suerte porque a primera hora la marea estaba empezando a bajar y pudimos ver el mar turquesa. Sin embargo cuando nos fuimos, como la marea estaba más retirada, ya no era tan tan impresionante, aunque igualmente era muy bonita.

Si queréis bañaros, como os dije unas líneas más arriba, solamente se necesita valentía. El agua está fría, igual que en el resto de las Islas Atlánticas, pero bueno, una vez decides meterte, después ya vas dejando de sentir ese frío tan intenso y disfrutas del baño. Solamente es el primer momento. Nosotros en este caso no hicimos snorkel, básicamente porque no se nos ocurrió, pero escuchamos que alguna gente, que sí llevaba tubo y aletas, había visto un montón de peces. Así que si os gusta el snorkel, este es un buen sitio para hacerlo.

Os dejo algunas fotos que nos hicimos en este paraíso:

10-09675

Islote Areoso

10-09692

Islote Areoso

10-09743

Islote Areoso

10-09785

Islote Areoso

10-00012

Islote Areoso

10-00001

Islote Areoso

10-00005

Islote Areoso

10-00006

Islote Areoso

10-00022

Islote Areoso

10-00038

Islote Areoso

Pasadas tres horas y media decidimos regresar a tierra. Al igual que la ida, todo fue bien, lo único que os recomiendo es que os quedéis con la cala de Punta Quilma, porque sí es sencillo de confundirse y acabar en otra cala… Cuando llegamos ya nos estaban esperando para llevarnos de nuevo a la nave de Piragüilla. Allí nos dijeron que tenían duchas en caso de que quisiéramos asearnos, pero nosotros, como íbamos a continuar en la playa, solamente nos quitamos las arenas de los pies y listo. Pero está bien que os lo diga por si vosotros queréis ir a otro sitio, que sepáis que ellos también te ofrecen este servicio.

Para comer, nosotros nos hicimos una tortilla, como auténticos domingueros, que comimos con vistas al mar al inicio del Parque Natural del Carreirón. Pero si quieres comer por la zona, no te preocupes, porque esta zona está llena de chiringuitos a pie de playa.

Después de comer, decidimos recorrer el parque, ya que hay una ruta circular que va por todas las calas del parque. Te puedo decir que si quieres una cala para tí solo, ¡este es el sitio! ¡Qué tranquilidad! Y si eres más de playas nudistas, aquí hay dos o tres calas que lo practican. Nosotros en medio de la ruta, como hacía bastante calor, decidimos hacer una parada para pegarnos un baño, así, continuamos la ruta fresquitos.

Os dejo algunas de las fotos del parque:

10-00126

Parque Natural do Carreirón

10-00106

Parque Natural do Carreirón

10-00104

Parque Natural do Carreirón

10-00086

Parque Natural do Carreirón

10-00076

Parque Natural do Carreirón

 

Cerca del punto de partida, decidimos pegarnos un baño y descansar un poco a la sombra. Tan cansados estábamos del madrugón y demás, que nos pegamos una pequeña siestecilla.

Cuando nos despertamos cogimos el coche y nos trasladamos al  Faro de Punta Cabalo, un faro de 1852 que actualmente es un restaurante. Lo más chulo de este faro es que está construido encima de unas rocas enormes y planas que no se encuentran en muchos lugares. Para llegar el camino no está muy bien acondicionado, ya que es de tierra-arena y había muchos coches lo que dificultaba algo más el acceso. He de decir que el faro y la zona me impresionaron mucho, sin embargo, lo del restaurante me pareció un timo. Había oído que ese restaurante no era precisamente barato y viendo el acceso, el baño portátil de plástico que tenía para la gente de la terraza y todo el conjunto, creo que nosotros no iríamos nunca… Pero hay gustos para todo el mundo.

10-00144

Faro Punta Cabalo

10-00151

Faro Punta Cabalo

Después de visitar el faro, nos fuimos al centro de la isla para pasear un poco, ya que es dónde vive la mayor parte de la gente de la isla. En esta zona se encuentra el puerto pesquero que es de lo que mayormente vive la gente, a parte del turismo. Pero como os digo, el paseo fue corto porque estábamos cansadísimos (el día anterior habíamos ido también al Pantín Classic, si quieres clica en la web y le echas un vistazo al post del Pantín Classic).

10-00160

Isla de Arousa

10-00157

Isla de Arousa

Así que a eso de las ocho, decidimos regresar a Coruña, cansados pero contentos de haber descubierto un paraíso atlántico.

Espero que os haya gustado y ayudado nuestro post a organizar un día especial como lo fue el nuestro. Si ha sido así, te agradeceríamos mucho que compartieras nuestro post para que más gente nos pueda conocer y que nos sigas en las redes sociales.

¡Un beso y muchas gracias por leernos!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: