INDONESIA: Yogyakarta

¡Hola a todos!

Hoy os quiero explicar la primera parte del último viaje que hicimos Isaac y yo. Nuestro último viaje fue un pupurri de países, una mezcla de emociones y vivencias por Dubai, Singapur, Malasia e Indonesia. Pero para que no sea demasiada información de golpe la iré desglosando poco a poco y por días. (Si quieres ver todo el viaje completo, puedes ir al post 21 Días por Dubai, Singapur, Malasia e Indonesia).

Concretamente, vamos a centrarnos en Indonesia un país que Isaac tenía muchas ganas de visitar y que a mí terminó por gustarme mucho más de lo que pensaba. Pero sin dar muchos rodeos os contamos todos los detalles necesarios para planear vuestro viaje a continuación.

DÍA 1 : Kuala Lumpur – Yogyakarta

Nos levantamos con tristeza por irnos de Malasia porque realmente había sido un completo shock mental de contradicciones.

Antes de dejar la ciudad regresamos a la zona de las Torres Petronas para despedirnos de estos edificios tan maravillosos y que nos habían gustado tanto. A vosotros os pasa que un edificio os transmite sensaciones? A mi sí! Y la Petronas me parecieron entrañables.

(las fotos de este post fueron hechas todas con el móvil, no sé qué me pasó pero se me olvidó la cámara en el hotel…)

ozedf

Torres Petronas

A las doce nos vino a buscar un conductor en coche privado para llevarnos al aeropuerto. Este servicio, al igual que para la llegada, lo contratamos con Viator aunque la empresa en ese caso era  Tour and Incentive Travel por si quieres contratar el servicio directamente con ellos. El precio fue de 50 euros en total por un trayecto de una hora y peajes. Sí que es cierto que es un poco caro pero al menos tienes la comodidad de no tener que ir cargando con todo el equipaje para ir en transporte público.

El vuelo de Kuala Lumpur a Yogyakarta ( en la isla de Java y nuestro primer contacto con Indonesia) lo reservamos con Air Asia y el precio fue de 100 euros por persona. Inicialmente era más barato, sobre 70-80 euros por persona, sin embargo tuvimos que hacer modificaciones en los días de las reservas para poder coincidir con nuestra amiga Vera y todo esos cambios nos incrementaron el precio.

Cómo ya os dije en el post Malasia 1ª parte, el aeropuerto de Kuala Lumpur es muy básico. Cuando vas a la zona de las puertas de embarque apenas hay lugares para comer algo y los que hay no aceptan tarjeta de crédito, algo que nos sorprendió muchísimo. A nosotros nos hicieron una putada porque tuvimos que comer un paquete de patatas y un agua que era para lo que nos llegaba con el dinero que habíamos cambiado y nos sobraba.

El vuelo fue bien, aunque os recomiendo que os leáis nuestro diario de viajes porque la persona que se sentó a nuestro lado casi hace que nos diera un ataque al corazón….

cof

Despegando a un nuevo destino

El aeropuerto de Yogyakarta es muy pequeño y  si el de Malasia era básico este lo es mucho más, por lo que no esperes grandes cosas. Sólo hay una ventanilla de cambio algo básica también y al salir hay un montón de conductores que ofrecen el servicio de traslado del aeropuerto al hotel. Nuestra experiencia: si puedes contratarlo con el hotel, mejor. Esto fue lo que hicimos y es muy cómodo y solamente nos costó 7,5 euros. Creo que vale la pena y te ahorras el regateo y posiblemente el timo que les pegan a todos los turistas.

Al tener este servicio contratado con el hotel ya nos llevaron directamente allí. He de deciros que aunque llegamos de noche a la ciudad el contraste y pobreza la pudimos apreciar igualmente.

Nuestro hotel fue el Grand Keisha de Yogyakarta y el precio fue de 44 euros la noche con desayuno, muy económico y muy recomendable. El personal era muy amable y todo estaba perfecto. Os dejo algunas fotos de la habitación.

 

DÍA 2 : Yogyakarta

Este día habíamos contratado la excursión de ir a ver el amanecer al templo Borobudur, visita de otro templo más pequeño, visitar un pueblo en bicicleta y la comida a través de Viator pero si queréis reservar la excursión directamente con el tour operador la empresa encargada fue Smailing Tours. Aunque después de conocer a Ari (nuestro fantástico guía) os recomendaría que directamente os pusiérais en contacto con él. Su correo es ariadi805@gmail.com y su teléfono para whatsapp es 082140971656 – 0825790240789. Quedamos encantados con su amabilidad y trato y por si no sabéis mucho inglés, habla perfectamente español.

Dicho esto os cuento que la excursión empieza a las 04:00 ya que el Templo Borobudur se encuentra a 45km de Yogyakarta y si queremos ver el amanecer y coger sitio, es mejor ir con tiempo. Para que os den ganas de hacer este madrugón os cuento que este templo es el templo budista más grande del mundo y tiene 504 estatuas de buda. Este templo que ahora es tan popular fue abandonado en el s.XIV debido a la conversión de la mayor parte del pueblo javanés al islam y no sería hasta el año 1814 que se volvió a descubrir.

Ari se encargó de todo, de pagar la entrada al templo, de recoger las linternas para que pudiéramos acceder a la zona protegida del templo, de indicarnos el mejor lugar para ver el amanecer… Aunque no os lo creáis a esas horas intempestivas, la gente se espabila para poder coger el mejor sitio y es que como vas a tener que esperar todavía hasta ver el amanecer es mejor que te busques un sitio cómodo y que no te tapen la vista cuando el templo se llene de gente. Todos estos detalles Ari ya los tuvo en cuenta y nosotros no tuvimos ningún tipo de problema.

El amanecer realmente vale la pena, creo que ver amanecer en un lugar tan especial como aquel y ver salir el sol por detrás de uno de los volcanes activos de Java es algo que no puedes ver en muchos lugares del mundo.

 

DCIM100GOPROGOPR0545.JPG

Templo Borobudur

 

DCIM100GOPROGOPR0540.JPG

Templo Borobudur

DCIM100GOPROGOPR0545.JPG

Templo Borobudur

sdr

Templo Borobudur

sdr

Templo Borobudur

oznor

Templo Borobudur

Cuando ya era de día nos dimos una vuelta por el templo acompañados por Ari que nos iba dando datos muy curiosos como que el templo, si lo miramos desde el aire, tiene forma de mandala, representando la naturaleza de la mente y la cosmología budista. Otro de los datos que más me llamaron la atención del templo es que simboliza las tres etapas de preparación mental para alcanzar la meta final según el budismo: Kamadhatu (el mundo de los deseos y representado por la base), Rupadhatu (el mundo de las formas representado por las cinco plataformas cuadradas) y finalmente Arupadhatu (el mundo  representado por las plataformas circulares y la estatua principal)

sdr

Templo Borobudur

sdr

Templo Borobudur

sdr

Templo Borobudur

cof

Templo Borobudur

Después de esta visita por el templo, desayunamos en un hotel situado en la base del templo: café, plátano frito y un postre tipo pudin. Una vez listos, nos pusimos en marcha para 1 hora de viaje hasta llegar al templo Selogriyo situado en el pueblo de Candisari.

mde

Desayuno

El pueblo de Candisari es muy pequeñito, pero visitar este pequeño templo te permite acercarte mucho más a la forma de vida de Java, su auténtica forma de vida. Para nosotros visitar este templo fue muy especial, pero no porque el templo fuera espectacular (todo lo contrario, de hecho estaba en ruinas debido a un terremoto reciente) sin embargo, para acceder a él pudimos estar en contacto con la gente del lugar que fue casi lo que más nos gustó.

Después de cruzar la aldea de Candisari, empezamos a hacer una ruta de trekking para llegar al templo que se encuentra a 740 metros a través de campos de arroz. Tengo que ser sincera, los campos de arroz de Bali no son nada espectaculares si los comparamos con estos de Java. Durante el trekking nos cruzamos con mucha gente del lugar con la que interaccionamos y Ari nos iba explicando muchos detalles sobre su forma de vida  (si quieres saber más detalles de este trekking te recomiendo que te leas el diario de viajes, Isaac se emociona en este momento ¿Quieres saber por qué?).

cof

Arrozales de Candisari

cof

Arrozales de Candisari

10-082002.jpg

Arrozales de Candisari

Al llegar al templo, como estaba en reconstrucción, pudimos ver a la gente trabajando y también pudimos interactuar con ellos. Fueron muy amables porque, a pesar de que éramos turistas y ellos estaban trabajando, nuestra llegada fue como una novedad para ellos y nos dejaron incluso ser partícipes de la reconstrucción. Fue muy chulo.

oznor

Templo Selogriyo

cof

Templo Selogriyo

sdr

Templo Selogriyo

sdr

Templo Selogriyo

Después de esta visita, regresamos a la aldea y nos pusimos en marcha para ir a Candirejo, aproximadamente a 45 minutos de viaje. La visita a esta aldea nos encantó. Ari nos dejó con nuestro guía local (este sí de habla inglesa). En nuestro caso, como no teníamos problemas con el inglés, Ari se quedó descansando, pero si no supiéramos inglés, nos hubiera acompañado. Para esta experiencia nos subimos a unas bicis para recorrer el pueblo. Apenas tenemos fotos de esta experiencia porque entre ir en bici y todo no dábamos al abasto. Sin embargo también fue una experiencia muy muy gratificante. La excursión, que por cierto estaba súper bien planificada, empezó por enseñarnos cómo era la típica casa javanesa, las plantaciones que tenían (yuca, cacahuetes, chili, …), el río dónde pescaban, cómo cuidaban a los animales en sus casas, cómo era el interior de una casa típica entrando en las casas de la gente del pueblo, cómo era su religión islámica (en nuestro diario de viajes explico esta parte súper bien porque tuvimos una charla muy profunda con nuestro guía) nada que ver con el islam que conocemos en Europa, cómo celebran sus fiestas locales y qué tipo de instrumentos utilizan en estos eventos…

sdr

Candirejo

sdr

Candirejo

sdr

Candirejo

sdr

Visita en bicicleta por Candirejo

sdr

Visita en bicicleta por Candirejo

Y para terminar la excursión comimos en el restaurante Stupa Plataran un almuerzo típicamente indonesio. Todo perfecto: la comida, el local, las vistas a las palmeras y campos de arroz… Creo que fue una de las excursiones más bonitas que hice en este viaje por todo en general.

cof

Restaurante Stupa

cof

Restaurante Stupa

cof

Restaurante Stupa

 

fbt

Restaurante Stupa

 

fbt

Restaurante Stupa

fbt

Restaurante Stupa

Finalizado el almuerzo regresamos a Yogyakarta y nos pegamos un baño en la piscina del hotel escuchando la llamada al rezo. Como era el Ramadán, cuando anochecía, tipo 17:00 de la tarde, el imán los llamaba para rezar y finalmente terminar con el ayuno.

Espero que os haya gustado el post y que os haya ayudado a planear vuestro viaje. Cualquier duda que tengáis no dudéis en escribirnos por cualquiera de nuestras redes sociales.

Muchas gracias por seguirnos y apoyarnos a seguir trabajando.

¡Besos!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: