MALASIA (2º parte)

¡Hola a todos!

Hoy os quiero explicar la primera parte del último viaje que hicimos Isaac y yo. Nuestro último viaje fue un pupurri de países, una mezcla de emociones y vivencias por Dubai, Singapur, Malasia e Indonesia. Pero para que no sea demasiada información de golpe la iré desglosando poco a poco y por días. (Si quieres ver todo el viaje completo, puedes ir al post 21 Días por Dubai, Singapur, Malasia e Indonesia).

Concretamente, vamos a centrarnos en Malasia, un país desconocido por muchos pero a la vez famoso por su icono más representativo: Las Torres Petronas.

DÍA 3: TAMAN NEGARA

Nuestro tercer día en Malasia decidimos visitar el Parque Nacional Taman Negara, mas conocido como el Parque Nacional de Malasia ya que es una de las pocas zonas de selva que se conserva en el país. Para llegar allí, contratamos una excursión privada a través de Viator pero la empresa que nos hizo el tour fue Seri Malaya Travel Tours por si queréis contratar la excursión directamente con ellos. El precio fue de 157 euros por persona, una excursión algo cara pero no encontramos nada más económico para un viaje de ida/vuelta en el mismo día y bueno, por este precio, incluía todo menos bebidas alchólicas y propinas.

Nos vinieron a buscar sobre las 08:00 aproximadamente y tardamos 2 horas y media en llegar al parque. Es un trayecto bastante largo, por lo que si tienes bastantes días en Malasia, te recomiendo que duermas en esta región ya que será más descansado.

Cuando llegamos a Taman Negara Kuala Tahan, nos estaba esperando un guía y nos llevaron en barca hasta una zona concreta de la jungla para hacer un pequeño trekking que según leímos, una de las mejores zonas de Malasia para hacer este tipo de actividad.

10-07539

Llegando a Taman Negara

Acompañados del guía nos adentramos en la selva a través de un sendero habilitado con escaleras de madera (el camino de ida es todo subida) para poder realizar el trekking incluso en días de lluvia. Antiguamente no había nada y cuando llovía te encontrabas que al llegar no podías realizar esta actividad. El trekking tiene una distancia de 1.7km hasta el punto más alto llamado Bukit Teresek (334m de altura), sin embargo, es una caminata bastante dura o al menos lo fue cuando fuimos nosotros. Debido a las condiciones climáticas 85% de humedad y una temperatura de 35º he de deciros que fue una de las cosas más duras que hice hasta el momento.

10-07548

Subiendo por la Selva de Taman Negara

10-07557

Subiendo por la Selva de Taman Negara

10-07566

Alcanzando la cima después de tanto esfuerzo

(si quieres saber lo que le pasó a mi cuerpo en este trekking que apenas tenía dificultad, te recomiendo que leas el diario de viajes de Dubai, Singapur, Malasia e Indonesia…)

Después de la caminata, hicimos Canopy Walk, un paseo por puentes colgantes situados a 40m del suelo. Fueron varios puentes que estaban situados por encima de los grandes árboles de la jungla y he de deciros que esta actividad no es apta para personas con vértigo, ya que hasta a nosotros, que no teníamos vértigo, nos puso un poco al límite. Además, los puentes son muy inestables, por lo que la sensación de que te vas a caer aumenta… En resumen, que lo hicimos porque nos propusimos hacerlo pero íbamos pensando todo el rato que queríamos llegar al final del camino ¡ya! (tal era la inestabilidad que teníamos que mantenernos entre uno y el otro con 10m de distancia, porque si no el puente se empezaba a mover para los lados y sí que había riesgo de que el puente colgante se diera la vuelta…)

10-07579

Canopy Walk

10-07581

Canopy Walk

Finalmente después de todas esas experiencias imprevistas, nos llevaron de nuevo en barca río abajo al embarcadero. Allí, comimos en un restaurante flotante un menú típico de Malasia. Os dejo una foto de la comida.

sdr

Después de comer y de reposar un poquito a la sombra nos llevaron en barca a conocer a la tribu Kampung Orang Asli situado dentro de la selva. La visita a la tribu fue… como deciros… Me gustó y no me gustó, algo así como en el post anterior la visita al Elephant Sanctuary. Sí que es cierto que vimos sus casas hechas del material de la selva, nos enseñaron a hacer fuego, a hacer flechas con veneno para cazar en la selva, a disparar esos dardos… Pero me daba la sensación de estar en un decorado con actores. Sí es cierto que el gobierno de Malasia intenta que estas tribus tengan acceso a todas las facilidades a las que nosotros estamos acostumbrados, como por ejemplo el colegio, obligando a los niños a asistir a clase diariamente, por lo que quizá esto les influye para adquirir cosas para facilitarles la vida diaria. Pero no sé, fue lo que sentí aunque me gustó ir a verlos porque nunca había conocido una tribu como aquella.

DCIM100GOPROGOPR0482.JPG

Tribu Kampung Orang

DCIM100GOPROGOPR0489.JPG

Tribu Kampung Orang

El viaje de regreso al embarcadero fue lo más divertido del día. Atravesamos el río Sungai Tembeling y había siete rápidos que hicieron que nos empapasemos hasta la ropa interior. He de deciros que esto forma parte de la actividad y ya te avisan con antelación para que lleves ropa de repuesto y ropa interior para cambiarte. Vera, nuestra amiga, no hizo mucho caso a las advertencias y no se llevó ropa de repuesto y llegó un poco malita a Kuala Lumpur, ya que tuvo que estar casi tres horas empapada… Por lo que os recomiendo que hagáis caso al 100% de las recomendaciones del tour operador.

Una vez llegamos al embarcadero nuestro conductor nos estaba esperando y nos llevó a unos baños habilitados para poder cambiarnos. En Malasia todos estos baños son de pago, pero son apenas diez céntimos o algo así.

Después de un trayecto de dos horas y media, llegamos a Kuala Lumpur. Nos duchamos y aunque muy cansados por todo el día, nos arreglamos y nos fuimos a la calle Bukit Bintang que estaba cerca de nuestro hotel. Esta calle es muy popular en la ciudad porque está llena de puestos de street food, una forma muy habitual de comer en Malasia (apenas cocinan en casa). Cómo íbamos un poco apurados de tiempo, el viaje de ida nos lo arregló el conciergie del hotel con la compañía grab. Es como si fuera un Uber de Malasia y tiene unos precios super baratos, apenas nos costó un euro el trayecto. Eso sí, nosotros fuimos tranquilos y confiados porque el conciergie conocía al conductor (vamos que lo tenía de mano) pero si lo contrataramos por nuestra cuenta quizá no me hubiera subido, por el tema de la seguridad…

La calle Bukit Bintang es súper bulliciosa, llena de puestos de comida, gente, … Un contraste completo para los sentidos. Tienes muchos locales con ofertas diferentes para comer o cenar, pero sin duda, te recomiendo que pruebes aquí la auténtica comida malaya. Y el precio es muy bajo, aunque no recuerdo exactamente el precio, por tres personas pagaríamos 12 euros en total.

 

Para terminar el día y despedir la última noche de Vera, fuimos a nuestro hotel, que tenía un pub en la terraza superior a tomar un coctel con las mejores vistas de Kuala Lumpur, las Torres Petronas. Como os vengo diciendo todo el rato, aunque tomarse un cóctel en la azotea de un edificio alto con vistas suene como algo de super lujo, es algo que todos nosotros podemos hacer ya que quizá es lo que nos vale una cerveza en las Ramblas de Barcelona (digo quizá porque nos invitó nuestra amiga, pero no fue caro).

Espero que os haya gustado el post y que os haya ayudado a planear vuestro viaje. Cualquier duda que tengáis no dudéis en escribirnos por cualquiera de nuestras redes sociales.

Muchas gracias por seguirnos y apoyarnos a seguir trabajando.

¡Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: