Dubai ( 3º parte )

¡Hola a todos!

Hoy os quiero explicar la tercera parte del último viaje que hicimos Isaac y yo. Nuestro último viaje fue un popurrí de países, una mezcla de emociones y vivencias por Dubai, Singapur, Malasia e Indonesia. Pero para que no sea demasiada información de golpe la iré desglosando poco a poco y por días. (Si quieres ver todo el viaje completo, puedes ir al post: 21 Días por Dubai, Singapur, Malasia e Indonesia).

Día 3: Intentando recuperar el tiempo perdido

Ese día, después de mirar el parte meteorológico del día como si el resultado fuera vida o muerte, nos alegramos mucho al ver que la calima no iba a ser tan fuerte como el día anterior y que poco a poco la tormenta de arena remitiría.

Este día iba a ser nuestro último día en Dubai, ya que a las nueve de la noche salía nuestro siguiente vuelo destino Singapur, por lo que lo teníamos que aprovechar lo máximo posible.

Isaac, de todo lo que habíamos visto desde el autobús turístico, tenía la espinita clavada de visitar La Marina de Dubai, por ver esos edificios tan impresionantes de cerca. En cambio, por mi parte, tenía pendiente visitar el museo de Dubai, el crucero por el río Deira e ir a la mezquita Jumeirah. Sin embargo, tenía que elegir entre la mezquita y el museo, ya que estaban en zonas opuestas de la ciudad. Por lo que me decanté por el museo, con la esperanza de aplazar la visita a la mezquita hasta nuestra siguiente visita a la ciudad.

Una vez claros los planes nos pusimos en marcha. Para llegar al Museo de Dubai, nuestra primera parada, volvimos al Dubái Mall para coger de nuevo la Ruta Roja del autobús turístico City Sightseeing. Al tener el pase de 3 días para el City Sightseeing, la entrada al Museo de Dubai está incluída. Para poder adquirir la entrada solamente tuvimos que avisar al conductor de que queríamos visitar el museo.

El Museo está ubicado en el Fuerte Al Fahidi, construido en 1787 y considerado el edificio más antiguo de la ciudad. El objetivo principal de este museo es mostrar la forma de vida tan tradicional que tenía Dubai antes de que en 1960 se descubriera petróleo en los Emiratos.

04012016-DSC06426

Museo de Dubai

04012016-DSC06427

Museo de Dubai

Cuando entramos en el Museo y vimos la construcción de adobe, me llamó mucho la atención la vida humilde que llevaban en Dubai, ya que para nada tiene relación alguna con la ciudad que conocemos actualmente, en dónde el lujo y la ostentación son las principales características.

04012016-DSC06435

Dormitorio de una antigua casa de Dubai.

En el museo puedes ver la típica casa del desierto, con un dormitorio para toda la familia y una cocina, por llamarlo de alguna manera, que es una hoguera y 4 utensilios para poder cocinar. Además, dentro del Museo, hay la representación de cómo era la vida de los pescadores de Dubai, en dónde la vida se realizaba cerca al río y en dónde los zocos y el comercio tenían principal protagonismo.

Lo que más me llamó la atención fue que todas las figuras representadas en el Museo eran masculinas y las mujeres tenían un papel muy discreto. Básicamente se dedicaban a recoger agua de los pozos cargando los cántaros en la cabeza y estar en casa encerradas tejiendo y cuidando del hogar. Los hombres, por el contrario, se dedicaban al comercio, negociando la compra y venta de mercancías.

 

Aprendimos también que antiguamente Dubai era el mayor recolector de perlas naturales. Sin embargo, cuando los japoneses descubrieron el cultivo de las perlas en  masa, Dubái vio claramente que no podía competir con ellos. Entonces, como si fuera la respuesta de un acto divino, fue en este momento cuando se descubrió el petróleo en los Emiratos. Se comenta que el petróleo durará hasta el 2040 en esta zona, por ese motivo el Sheikh Zayed vuelca todo su ingenio en crear una ciudad a la que cualquier persona de cualquier parte del mundo quiera visitar.

Me pareció una visita interesante y que si realmente tienes curiosidad por conocer cómo era la antigua vida en Dubai te lo recomiendo..

Al salir del museo volvimos a coger el autobús y como si fuera un dejavú, volvimos a parar en el Dubai creek. Ahí pudimos coger, al fin, el crucero que nos llevaría por el río Deira de Dubai.  Era una ruta circular, pero valía la pena hacerla ya que podías recorrer el río en un dhow, una de las embarcaciones típicas de Dubai.

A nosotros nos gustó mucho el crucero y lo que más nos llamó la atención fue poder ver más de cerca las mansiones, literalmente cómo os lo cuento, de los familiares cercanos del Sheikh. Justo delante de estas casas había unos carteles enormes, para los turistas que íbamos en crucero, en los que te decían que estaba prohibido sacar fotos a ese tipo de casas.

Otra de las cosas que nos llamó mucho la atención es la admiración que tiene el pueblo dubaití por el Sheikh, ya que es como si fuera un Dios. Y aunque la riqueza del petróleo no esté bien repartida de igual manera entre toda la población, ellos siguen adorándolo. Este tema me dio mucho que pensar.

dhow-rental-5.jpg

Dhow. Imagen sacada de internet, ¡me olvidé de sacarle una foto!

04012016-DSC06498

Crucero en Dhow por el río Deira

04012016-DSC06499

Crucero en Dhow por el río Deira

04012016-DSC06512

Crucero en Dhow por el río Deira

cof

Crucero en Dhow por el río Deira

Cuando terminamos el crucero decidimos hacer una ruta alternativa para ir más rápido y aprovechar más el tiempo. En vez de coger la Ruta Roja del autobús turístico y terminar de sacarle partido al ticket que habíamos comprado, decidimos cruzar el río en otra embarcación típica, llamada abra. Lo pensamos así para poder ir más rápido, ya que terminar la ruta en autobús serían 1 hora y media más…

Esta embarcación, abra, a diferencia del anterior, es mucho más pequeña y únicamente se dedica a realizar el trayecto de un lado a otro del río por unos pocos dirhams. Nosotros le habíamos preguntado con anterioridad a los chicos del crucero cuánto valía este trayecto.  Como somos guiris, teníamos el presentimiento de que nos timarían, solo por este hecho. Por lo que cuando nos subimos a la embarcación entregamos la cantidad que nos dijeron en el crucero y no hubo ningún problema. No recuerdo bien la cantidad, pero creo que eran ¡50 céntimos!

cof

Abras, embarcación Dubai.

sdr

Cómo pilotaba la embarcación con el pie, ¡No era broma!

Fue muy divertido este corto trayecto ya que el capitán conducía el timón con el pie ¡fue muy gracioso! Además, éramos los únicos guiris que íbamos en el barco y todo nos miraban con cara de “¿Se habrán equivocado estos?” ya que normalmente este tipo de transporte lo utiliza la gente local. He de deciros que nos sentimos un poquito observados, pero esto ya es lo normal en nuestros viajes, normalmente solemos meternos en los lugares de la gente local y es normal que llamemos la atención.

Desde este punto fuimos caminando hasta la estación de metro Al Fahidi, unos veinte minutos aproximadamente. Fue chulo este paseo porque recorrimos los antiguos barrios del Old Dubai. Desde la estación de metro, fueron aproximadamente 30 minutos hasta la parada Damac Properties, dónde se encuentra la Marina de Dubai.

Intentamos pasear un poco por la Marina de Dubai, pero el calor era muy intenso. Todo el rato intentábamos buscar la sombra como fuera. La Marina la verdad es  que no estaba nada ambientada. La Marina simplemente es una zona residencial con embarcadero para que la gente que tiene allí la vivienda pueda acceder al mar desde su propio yate. Para la gente normal como nosotros la Marina es una zona de paseo rodeado de edificios  impresionantes, canales y con muchos restaurantes. Aunque nos gustaron un montón los edificios, la zona en sí nos decepcionó un poco, ya que la gente hablaba muy bien de esta zona. Quizás si no hiciera tanto calor y pudiéramos caminar más tiempo dando un largo paseo pensaríamos diferente, pero no fue el caso.

04012016-DSC06542

Marina de Dubai

04012016-DSC06540

Marina de Dubai

04012016-DSC06537

Marina de Dubai

Aprovechando que estábamos en la zona decidimos comer por allí. No había mucha gente y nosotros tenemos la premisa de que no vamos a los restaurantes que están vacíos.  Es una tontería nuestra pero siempre nos entra la paranoia que cuando vemos un restaurante vacío es porque la comida no se mueve. Quizás es un error por nuestra parte pero… Por si acaso… Por lo que el único restaurante que había con gente era un restaurante asiático, el cual no recuerdo muy bien el nombre, pero la comida estaba muy rica. El precio fue de 40 euros los dos por dos platos bien completos y dos bebidas (té natural con hielo).

La zona la recuerdo perfectamente ya que fue aquí dónde rompí mi cámara. Si tienes curiosidad por saber qué ocurrió y cómo la rompí, te recomiendo que leas nuestro diario de viaje. 😜😜😜

Después de la Marina de Dubai cogimos el metro de nuevo y fuimos a ver la segunda playa pública de Dubai que se llama JBR Beach. Lamentamos tener que coger el vuelo por la noche, ya que no llevábamos el bañador puesto debido a que teníamos todo empaquetado y no podíamos ducharnos antes de volar… Hacía un calor impresionante y lo único que nos apetecía era meternos en el agua. Aunque he de deciros que la temperatura del agua era casi la misma que la del exterior, pero es igual, es psicológico, parece que el agua tiene efecto refrescante aunque esté caliente.

Esta playa es muy bonita y el agua es súper cristalina y de color azul turquesa. Todos los turistas de Dubai estaban allí metidos. Lo que sí te digo, que el topless está prohibido, es la única condición que tienes que tener en cuenta antes de venir a esta playa.

04012016-DSC06555

JBT Beach

04012016-DSC06565

JBT Beach

Después de dar un paseíto cortito por la playa, decidimos pasear por la zona comercial, que tenía más sombra y tomarnos un helado para refrescarnos un poco. La zona de playa, que no lo dije antes, está llena de tiendas, cines, restaurantes… por lo que puedes compaginar las dos cosas, playa y shopping.

oznor

A las 17:00 cogimos el metro para regresar al hotel para recoger nuestro equipaje. A las 18:00 teníamos contratado el traslado al aeropuerto que, al igual que hicimos cuando llegamos a Dubai, lo contratamos a través del hotel y nos costó también 37 euros.

Nosotros considerábamos que íbamos con tiempo al aeropuerto, ya que nuestro vuelo salía a las 21:00, sin embargo, nos asustamos un poco cuando el trayecto que el primer día nos había llevado 20 minutos, ese día tardamos una hora y media. Al parecer, como era día entre semana, todo el mundo regresaba a sus casas después del trabajo y claro, la gente normal vive a las afueras de la ciudad… Por lo que pillamos todo el atasco.

Nerviosos llegamos al aeropuerto, pero en la zona de facturación de nuevo tuvimos que esperar una larga cola. Finalmente entre una cosa y otra llegamos a tiempo a nuestro vuelo, justos, pero llegamos. Yo os recomiendo que no subestiméis la corta distancia a la que se encuentra el aeropuerto del centro, ya veis que todo puede cambiar sin que cuentes con ello.

Y de esta manera terminó nuestra estancia en Dubai.

De la corta estancia que pasamos allí, he de deciros que muchas cosas me gustaron, aunque ahora que conozco como funciona la ciudad, si volviera de nuevo, visitaría algunas cosas que me quedaron en el tintero, como por ejemplo:

Espero que os haya gustado el post. Si es así darle a like y compartirlo. Si queréis estar informados de todas nuestras publicaciones os animo a que nos sigáis en nuestras redes sociales (Instagram, Twitter, Facebook…)

Y si quieres leer nuestro diario de viaje con todo lujo de detalles te animo a que vayas al apartado de Libros, allí lo encontrarás ¡GRATIS!

¡Un beso grande!

3 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: